Detrás de tu mirada

Eslabones de una misma cadena

14 comentarios

Soy madre adoptiva de dos niñas nacidas en el sur de China y hoy, 14 años después de tener por primera vez entre mis brazos a la que ahora es mi hija mayor, sé cosas y tengo vivencias que no tenía entonces. Para mí , en aquel momento, el que hubieran nacido en China era un mero accidente en sus vidas. Sus madres biológicas eran una nebulosa, a las que respetaba pero a las que también ignoraba. Entendía que China era su país de origen, pero que serían andaluzas, como yo, porque era en este sur donde se iban a criar. Pensaba que mi amor por ellas supliría todo aquello que no habían tenido: unos brazos que les dieran la bienvenida a la vida con una sonrisa en los labios, un pecho que las amamantara y les transmitiera el calor y el amor de una madre, una mirada que cruzara las suyas… y se lo dijera todo sin decirles nada.

Hoy sé que sus vidas no empezaron cuando yo entré a formar parte de ellas. No empezaron ni siquiera en ese momento en el que, como dice la canción “me acerco a la luz, me alejo de ti, te cambio por eso que llaman vivir”.

Sus vidas empezaron realmente nueve meses antes de nacer y hoy sé que una parte de esas vidas se quedó en China, porque las experiencias que vivieron en el vientre de sus madres y aquellas otras que vivieron o que no vivieron al nacer, nunca jamás las podrán volver a repetir. Tendrán que aprender a integrar esas experiencias en sus vidas o a vivir sin ellas, por mucho que ahora sean las niñas más queridas del mundo y aunque ahora disfruten de eso que llaman vivir.

Lo que sí puedo y quiero hacer es vivir con ellas, desde mi ser más profundo, los momentos de dolor o de tristeza, de enfado o de rabia que puedan tener. Lo que sí puedo y quiero hacer es enseñarles a reconocer esos sentimientos como válidos y legítimos… Lo que sí puedo y quiero hacer es que se sientan con libertad para expresarlos, pero, al mismo tiempo, enseñarles que tienen que aprender a canalizar esos sentimientos de forma positiva para ellas, para las personas que formamos parte de su universo afectivo y para todas aquellas otras con las que van a coincidir en su caminar por la vida. Puedo y quiero darles recursos, estrategias y herramientas para que entiendan que las heridas de sus pasados no tienen por qué condicionar de manera inevitable su felicidad presentes y futuras. Porque ninguno de estos sufrimientos es irremediable, todos se pueden resignificar.

Captura de pantalla 2014-10-28 a la(s) 14.11.13Ahora sé que sus madres y padres biológicos no son figuras ausentes, sino todo lo contrario, porque una parte de ellas y de ellos están en cada una de mis hijas y yo los respeto y los honro y acepto, aunque me duele, el destino trágico que les ha impedido poder disfrutar de la vida juntos. Porque no debería existir ningún sistema político ni ninguna situación social en el mundo que permitiera que un solo niño o una sola niña viviera ni un solo día de sus vidas sin el calor y el amor de la familia que les dio la vida.

Ahora entiendo que yo puedo continuar lo que ellos no pudieron hacer, mantenerles la vida, y que ellos hicieron lo que yo no pude hacer, darles la vida. Y todos juntos, ellos y yo, formamos parte de sus vidas, de formas diferentes pero iguales, como eslabones de una misma cadena, que son sus vidas.

Vidas llenas de sentimientos encontrados por las ausencias y el dolor de lo que no pudieron tener y por la alegría de lo que ahora tienen y pueden disfrutar. Sentimientos encontrados de vacíos irreemplazables… y de plenitud y seguridad sin límites. Vidas llenas de contrastes entre un antes y un después, entre un sin ti y un contigo.

Vidas rebosantes de alegría por el calor del nuevo hogar encontrado, vidas rebosantes de alegría por esa sonrisa en la que se descubren parecidas a ti… por esa mirada feliz y fugaz a través de la cual sientes que se perciben como profundamente ligadas a ti por lazos de amor que son más fuertes que la muerte, que se podrán tensar o enredar pero que jamás se podrán romper, vidas selladas por un te quiero y un siempre te querré incondicional e inalterable

Vidas llenas de magia, cuando se asoman al mundo de puntillas, como cogiendo carrerilla. Vidas llenas de magia… porque magia es probar a volcar lo que hay dentro de ellas…magia es probar a saltar sin mirar… magia es caer y volver a empezar. Magia es despertar cada mañana y verlas sonreír.

Click para comprar la Novela

Anuncios

14 pensamientos en “Eslabones de una misma cadena

  1. Hace tanto que me enseñas, que me descubres no sólo a través de tus ensayos, de tus artículos, de esta maravillosa novela, cómo evitar uno u otro obstáculo en la crianza de mis hijos, me has ayudado en muchas ocasiones a encontrar recursos y estrategias para levantar mi ánimo, despejar mis miedos, salir de un atasco y entender los atascos de mis hijos. Hace años que eres una parte importante de cuanto he aprendido sobre maternidad y adopción y que junto con mis hijos habéis hecho de mi una esforzada alumna con resultados variables, con calificaciones no siempre notables .
    Cuántas veces abría tus libros, buscando un rastro que me devolviera la cordura,una pista que supliera mi impericia a falta de madre propia a la que creer ciegamente, a quien ir corriendo a cualquier hora con mis dudas de doble madre primeriza y con mis frustraciones, huyendo de foros donde mi vida se volvía más púrpura al compararla con el rosa intenso de las narraciones de otras madres adoptivas.
    Gracias a ti supe que mis emociones del signo que fueran eran legítimas pese a que me sorprendían e intimidaban y me volvían una forastera para mí misma, gracias a ti…bueno, tantas cosas, que hoy leyéndote en tu faceta de madre –y no de erudita terapeuta o de admirada escritora-, me has bajado las defensas y me has mostrado en un tono más cercano y personal la autenticidad de la persona de la tanto que me he fiado y he dejado que me guíe.
    Y aun te admiro más.

    • Merche, gracias por tus palabras… pero en realidad todos estamos en el mismo barco, sólo que unos en cubierta, otras en la sala de máquinas, unos en la proa, otras en la popa…pero lo importante es que entre todos hacemos que el barco navegue 😉

  2. Totalmente de acuerdo. También soy madre de una hija nacida en China y cada año que pasa y la veo crecer adivino mas cosas de su pasado y me acerco más a esos momentos.

  3. Magia…. tantas cosas se hacen mágicas cada día. Ese amor profundo del que hablas obran la magia en nuestras vidas. Que bonito es siempre escucharte, cuanta salud mental y emocional rebosan esa palabras. Nos has llevado de la mano al alumbramiento de esa gran verdad de nuestras hijas, esos dos sistemas encadenados que le han dado la vida y las mantienen vivas y esa parte que no vivieron y no podemos hacerles vivir a nuestro lado y cuanto las hacemos revivir cada día. Reviven ese amor incondicional y nacen para nosotras cada día con sus ocurrencias y sus fantasmas también. Esa canción de Kesia que también me descubrieras no la puedo escuchar sin que los poros de mi piel me hablen de la EMOCION que siento y nos acercan a mis hijas y a mi a sus madres biológicas, gracias por esto también. Un placer leerte y un honor conocerte. un abrazo

  4. Gracias, Laura. Tú también alumbras el camino con tu trabajo, tu entrega, tu disponibilidad… y especialmente con tu experiencia como madre de las dos preciosidades que tienes. Un abrazo,

  5. Desde Argentina estoy leyendo “Detrás de tu mirada” 🙂 ojalá muchos padres puedan integrar a las familias biológicas en su relato con respeto, porque como vos decís son parte también de lo que somos. Hayan por lo que hayan pasado no es bueno juzgar… Abrazo fuerte y en cuanto termine el libro doy mi opinión! (hasta ahora me está gustando mucho la parte de constelar porque estoy pensando seriamente en hacerlo)

    • Patri, me alegra saber que hoy día, gracias a las nuevas tecnologías, tenemos más fácil acceso a la información, los libro, etc. y que en Argentina también se lee Detrás de tu mirada. Estaré encantada de recibir tu opinión cuando termines de leer la novela. Saludos cordiales.

  6. Gracias Marga por compartir de esta manera tan tuya tus sentimientos y emociones. Nos ayuda a los profesionales a acercarnos a la realidad de la adopción. Besos y abrazos
    Assumpta

  7. Gracias a todas vosotras, aquellos estudios, libros, documentales y reflexiones que voy encontrado por el camino y que me anticipan y preparan a lo que podrá llegar cuando mi hija se haga más mayor. Gracias a todas por el esfuerzo de unir, de remover sentimientos. Normalizar la adopción y poner voz y palabras a temores y preocupaciones, nos hace más fuertes. Un abrazo

  8. Hola Marga!
    Te acabo de descubrir x 1 enlace en 1 foro y me has encantado..voy a pedirme tu libro p navidades..
    Yo tmbien tengo 1 hija d china k va camino de los 10 años y k aunque es 1 niña alegre y feliz pero k tmbien sufre mucho cuando a su cabecita vienen pensamientos dolorosos pensando en su madre china..no tener respuestas a sus dudas,sus miedos..etc hace hasta k se sienta culpable de su abandono..y como madre quisiera arrancarle ese dolor k le hace no ser plenamente feiz xk es como si tuviera 1 herida k de vez en cuando vuelve a sangrar..Te seguire leyendo y buscare tu libro,seguro me ayuda a seguir luchando..

  9. Hola Sonia, encantada de haberte descubierto yo también 😉 Gracias por tus palabras. Seguro que tu hija va a encontrar con tu ayuda la forma de gestionar ese dolor que a veces siente. Un abrazo para ti y otro para ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s