Detrás de tu mirada

Los niños y niñas adoptados señalan más situaciones de discriminación que sus propios padres y madres

Deja un comentario

En la entrada anterior vimos cómo, a pesar de que la ley los amparaba, los Nueve de Little Rock sufrieron agresiones, insultos, etc. Algo similar ocurre hoy día en  nuestros colegios e institutos. A pesar de que la Constitución dice que  no se puede discriminar a nadie por razón de raza, sexo, etc., se siguen produciendo cada día actitudes discriminatorias. Esperemos que no tengamos que esperar 32 años para que estos niños y jóvenes que hoy insultan a sus compañeros de colegio se disculpen por sus actos.

La actitud de los nueve estudiantes de Central High School y de otras muchas personas que optaron por la no violencia para defender sus derechos son, sin duda, un ejemplo de cómo gestionar hoy día las situaciones de discriminación en una sociedad como la nuestra, donde la diversidad es relativamente reciente: tolerancia cero,  defensa pacífica de los derechos y herramientas para ayudar a pequeños y mayores a gestionar  el día a día.

Una de estos recursos es la Guía Previniendo actitudes de discriminación hacia niños y niñas que han sido adoptados/as. Esta Guía explica cómo se pueden abordar diferentes situaciones de discriminación. El proyecto, impulsado y realizado por la asociación Ume Alaia Bizkaia y el servicio Adoptia de Agintzari, fue financiado por BBK obra social.

Captura de pantalla 2014-09-24 a la(s) 13.38.27

La guía es el resultado de un trabajo en el que han participado muchos niños y niñas adoptados de la asociación Ume Alaia Bizkaia. A través de un cuestionario contaron si vivían o no este tipo de situaciones y participaron en grupos para compartir experiencias sobre qué se puede hacer cuando se padecen agresiones. La Guía recoge esas experiencias para que los niños y niñas puedan reflexionar con sus padres y madres, lo que ayudará a que toda la familia esté mejor preparada y sepa lo que se puede hacer.

Aunque la Guía está enfocada a los niños y niñas, también contiene mensajes para los padres y madres, que tienen que ser los receptores de las herramientas que van a utilizar sus hijos e hijas. Las familias deben abordar el problema en contacto con otros profesionales, especialmente con los profesores y profesoras para quienes también puede ser útil la Guía, ya que es deseable que se hable del problema en las aulas.

En el estudio participaron 150 familias y 65 menores adoptados. La mayor parte de los menores procedían de adopción internacional especialmente de países como China, Rusia, Colombia, Etiopía y Ucrania.

Se detectaron tres tipos de actitudes de discriminación descritas a través de ejemplos de los propios menores adoptados que participaron:

– Actitudes de discriminación referidas al hecho de tener rasgos físicos diferentes (color de piel, forma de ojos,…)

– Actitudes de discriminación referidas al hecho de haber sido adoptados

– Actitudes de discriminación referidas al hecho de formar parte de una familia, a menudo, multirracial y por tanto un modelo de familia diferente.

Recogidas estas situaciones se preguntó tanto a las familias como a sus hijos e hijas adoptados cuántos habían vivido situaciones de discriminación.

A modo de conclusiones se podía señalar que:

– Los niños y niñas adoptados señalan más situaciones de discriminación que sus propios padres y madres lo que hace ver que es una situación dolorosa que a menudo muchos de estos niños y niñas la viven en soledad o al menos no la transmiten a sus propias familias.

– Existen diferencias significativas muy amplias entre lo que perciben las familias adoptivas y lo que perciben los niños y niñas adoptados. Si se ordena los contenidos de más a menos diferencias entre lo que viven los menores y lo que viven sus familias son las actitudes de discriminación dirigidas a la familia adoptiva como familia multirracial en las que se obtienen diferencias mayores, de manera que menos del 30 % las detectan y más del 66 % de los menores describen situaciones de racismo hacia sus familias adoptivas.

– El segundo contenido en el que se observan grandes diferencias es en cómo perciben las actitudes de discriminación respecto a las diferencias físicas entre menores y familias, de manera que cerca del 30 % de las familias no percibían esta situación a pesar de que la mayoría de las personas que han participado presentaban diferencias físicas claras. Esto señala la tendencia de muchas familias a interpretar estas situaciones como juegos de niños/as más que como situaciones generadoras de daño y presentan dificultades para enganchar con lo que sienten sus hijos ya que las propias familias no son capaces de comprender la realidad de que muchos niños no cuentan con un espejo biológico y que las diferencias físicas es un caldo de cultivo fácil en donde aparecen actitudes de discriminación.

– El tema en el que la diferencia respecto a si se dan actitudes de discriminación entre menores y familias es menor es en el tema de las agresiones racistas por el hecho de ser adoptados, aspecto que viene a señalar que las familias adoptivas están más sensibilizadas a la hora de comprender y prevenir ataques racistas por el hecho de ser adoptados.

– En general muchas familias no son capaces de ponerse en el punto de vista de sus hijos, comprender el impacto emocional y el daño que generan dichos ataques, señalando un porcentaje muy importante que viven estas situaciones en soledad y que por tanto son situaciones que terminan afectando a la integración de los niños y niñas adoptados.

La guía cuenta con un formato atractivo y está dirigida tanto a los menores adoptados como a sus familias. A través de las historias y la forma cómo tres niños y niñas adoptadas afrontan situaciones de discriminación pretende abordar:

– Cómo cada uno de estos menores responde ante las agresiones racistas y las actitudes de discriminación. Estos presentan tres tipos de respuestas comunes en personas adoptados: el menor que tiende a exteriorizar su dolor y enfado (Ritxar), el que tiende a callarse y retirarse ante las actitudes racistas (Katia) y quien se muestra asertiva/o y sabe defenderse ante las mismas (Nerea).

– Dar una explicación que ayude a entender que ellos no tienen la culpa de estas situaciones y que tienen derecho a que se les defienda así como del daño emocional que les genera teniendo en cuenta que tienen una vida más dolorosa y compleja que otros niños y niñas que no han vivido la separación de sus padres de nacimiento y sus figuras de referencia.

– Ayudarles a buscar respuestas que les ayuden a defenderse: cómo pedir ayuda a sus familias, diferenciar qué respuestas ayudan a que aprendan a defenderse y cuáles no, etc.

– Organizar respuestas planificadas que les ayuden a responder ante cualquier agresión, les ayude a sentir que pueden defenderse y que puedan después contarles a sus familias como forma de fomentar el sentimiento de seguridad y reparar los miedos que estas situaciones generan.

Para ello cada ficha presenta a través de las historias de Ritxar, Katia y Nerea ejemplos y ejercicios en los que tanto los niños y niñas adoptados/as solos como con sus familias pueden evaluar si les pasa y permita que en familia puedan hablar y preparar a los niños para defenderse.

La guía busca que padres y madres adoptivas conecten mejor con las necesidades, miedos y cómo les afectan las cosas a sus hijos e hijas adoptados/as.

Click para comprar la Novela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s