Detrás de tu mirada

El poder de las creencias

Deja un comentario

En la entrada anterior mencionamos que Clara hacía una interesante reflexión sobre los Mosuo.  El tema que le suscita  la reflexión es que en el idioma que hablan los mosuo no tienen un término para referirse al padre.

Su pregunta es ¿Cómo es posible que en una cultura como la nuestra la figura del padre resulte fundamental y en la de los mosuo ni siquiera tengan un término para referirse a él?

Al parecer, la diferencia está en el sistema de creencias. Si crees que es fundamental, te puede, por ejemplo, doler su ausencia. Si no crees que sea fundamental, ni siquiera te planteas que su ausencia pueda doler y, por tanto, no te duele. Al menos esto es lo que plantea Bruce H. Lipton, biólogo especializado en células madre y autor del libro “La biología de la creencia”, por el que recibió en 2006 el premio al mejor libro de ciencia por la USA Book News.

Gandhi lo expresaba de esta forma.

GANDHI frase

Lipton impartió clases de Biología Celular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios de Epigénetica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que lo llevaron al convencimiento de que nuestra realidad puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones.

Según Lipton, las creencias y las actitudes que los humanos observamos en nuestros primeros cuidadores se graban en nuestro cerebro con tanta firmeza que esta información controla nuestra biología durante el resto de nuestra vida… a menos que descubramos una forma de volver a programarla.

Lipton también se pregunta por qué algunos niños adoptados prosperan a pesar del ambiente en el que se desarrollaron y otros no. ¿Es porque tienen genes «mejores»? Su respuesta es negativa. En su opinión se debe probablemente a que sus padres biológicos o sus primeros cuidadores, les proporcionaron un entorno pre y perinatal favorable, al igual que una buena alimentación en los puntos cruciales del desarrollo del niño. Por eso, una de las cuestiones que han de tener presentes las familias adoptivas es que las vidas de sus hijos no comenzaron cuando se encontraron.

Captura de pantalla 2014-09-06 a la(s) 14.23.32

Tal vez los padres biológicos programaron a sus hijos con la creencia de que no eran deseados ni dignos de amor. Si los padres adoptivos no conocen la existencia de la programación pre y perinatal, quizá no puedan enfrentarse de una forma realista con los problemas que pueden surgir tras la adopción. Sus hijos no han llegado hasta ellos como una «página en blanco», como tampoco ningún recién nacido llega al mundo como páginas en blanco, sin verse afectados por los nueve meses que han pasado en el útero de su madre. Es mejor reconocer la existencia de esa programación y, si es necesario, trabajar para cambiarla. Por ejemplo, hay niños adoptados con muchas capacidades y habilidades que sus familias adoptivas celebran, valoran y potencian, y, sin embargo, son  niños o adolescentes  con muy baja autoestima.

Los comportamientos aprendidos y las creencias adquiridas de otras personas (de los padres, cuidadores, profesores, etc.) que no están de acuerdo con las metas de nuestra mente consciente son el mayor obstáculo para conseguir el éxito en aquello que soñamos. Estas limitaciones programadas en el subconsciente las utilizamos en el 95% de las ocasiones y son realmente las que controlan nuestra mente. De ahí que los pensamientos positivos pueden ayudar pero no son suficientes.

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 15.11.28

La futilidad de luchar contra el subconsciente es un mensaje difícil de entender, ya que uno de los programas que la mayoría de nosotros almacenamos desde pequeños es que con fuerza de voluntad se pueden conseguir las metas. Así pues, intentamos una y otra vez superar nuestra programación subconsciente. Por lo general, dichos esfuerzos se encuentran con distintos grados de resistencia, ya que las células se ven obligadas a seguir el programa subconsciente.

Los métodos convencionales más frecuentes para superar las creencias limitantes incluyen fármacos y terapia conversacional. Los métodos más innovadores proponen cambiar nuestra programación mediante el reconocimiento de que no tiene sentido «razonar» con el subconsciente.

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 12.31.59

Estos últimos métodos resaltan la importancia de los descubrimientos de la física cuántica que relacionan energía y pensamiento. De hecho, estas modalidades que reprograman los comportamientos adquiridos previamente pueden denominarse en su conjunto psicología de la energía,  como por ejemplo, EFT (Técnicas de Liberación Emocional), conocido también como Tapping, que es una de las técnicas usada por Teodora Mun en la novela.

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 15.02.46

Si quieres saber más sobre esta técnica puedes asistir a una sesión gratuita con Ana Espiga el próximo 12 de septiembre en Sevilla.

Click para comprar la Novela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s