Detrás de tu mirada

La Tierra de las Hijas

Deja un comentario

Clara, una de las protagonistas de la novela, escribe en su diario unas reflexiones interesantes sobre el pueblo Mosuo. Aquí tienes más detalles sobre esta sorprendente etnia.

Se trata de una de las pocas sociedades matriarcales que todavía perduran. Viven a orillas del Lago Lugu (que significa Lago Madre) en un lugar aislado del Himalaya, a casi 3.000 metros de altitud, en la provincia de Yunnan, al sudoeste de China.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 14.59.49

Forman una comunidad de unos 40.000 habitantes en la que hombres y mujeres se ubican en posiciones diferentes a las que estamos acostumbrados en occidente. Las mujeres administran la economía, marcan la línea sucesoria, organizan el trabajo, distribuyen los bienes, se encargan del bienestar familiar, etc. mientras que los hombres casi siempre viven en las casas de sus madres y no tienen responsabilidades familiares. A diferencia del resto de China, los Mosuo prefieren las hijas a los hijos, por lo que su territorio se conoce como La Tierra de las Hijas.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 02.45.08

En el pueblo Mosuo las mujeres y los hombres cuentan con derechos y libertades personales en el terreno de las relaciones sexuales prácticamente inauditos en el resto del mundo, por lo que la institución matrimonial como la conocemos en occidente, sencillamente no existe. En su lugar existe lo que se conoce como “matrimonio de visita”. En el hogar Mosuo sólo las mujeres tienen habitación propia, que recibe el evocador nombre de “habitación de flores”. Allí recibe la visita nocturna del amante, al que podrá negar la entrada con total libertad si no tiene interés en él, y lo que hagan en la intimidad de ese cuarto pertenece siempre al terreno de la discreción individual. Las relaciones pueden durar una noche o toda una vida, pero sólo si la mujer lo desea. Aun cuando de la relación nazca un hijo o una hija, ningún padre vive con sus hijos. Los niños Mosuo se crían en la casa de su madre y reciben el apellido de sus antepasados maternos.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 13.17.29

Las mujeres Mosuo son fieles a tres cuestiones: la familia, a sí mismas y al amor. Considera como familia a los que tienen entre sí lazos de sangre directos y conviven en la vivienda del clan. La figura central es la matriarca y con ella viven sus hijos e hijas, sus hermanos y hermanas y su madre. También viven los hijos de las hermanas y los nietos. Lo que no hay son maridos. Los hombres sin lazo sanguíneo directo con la matriarca pertenecen a otra casa, la de sus madres, donde tienen asignada una habitación. Esto implica la ausencia total de padres y abuelos, a quienes incluso se desconoce o, en último caso, se les considera de otra familia. Los únicos varones que viven en la casa son los hermanos y tíos de las mujeres, de forma que en vez de tener un padre, los niños Mosuo tienen muchos tíos que cuidan de ellos. En cierto sentido también tienen muchas madres pues a las tías se las llama azhe, que significa mamita. El entorno familiar es tan grande que los niños se sienten muy protegidos.No hay hijos ilegítimos ni abandonados. Muy al contrario, en esta sociedad los hijos y las hijas son muy valorados.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 10.38.36

Para los Mosuo si se quiere tener una familia estable es una locura ir a vivir con un miembro de otra familia. Una convivencia para toda la vida unida por el amor, la sexualidad, la economía, los hijos, etc. resulta impensable. La figura del padre, que en nuestra cultura es tan capital, no es así en esta cultura, cuyo idioma ni siquiera tiene un término para referirse a él.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 10.47.14

Las mismas madres se encargan de preparar a sus hijas para la “ceremonia de iniciación” que refleja el paso de la infancia a la adolescencia. Lo celebran con una gran fiesta en la que las mujeres adornan con largos pendientes, flores rojas y faldas bordadas. Allí la madre entrega a la hija una habitación para ella sola, con llave propia.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 14.18.06

Lo que caracteriza a esta sociedad es que la posesión de bienes materiales, la violencia para mantener el prestigio o el poder, propio de las sociedades patriarcales, no forman parte de sus intereses, que se centran más en el bienestar de toda la familia. La violencia, o simplemente gritar, es algo que avergüenza; en cambio, se habla mucho, porque necesitan saber unos de los otros y se comparten los problemas. En suma, hay un entramado social donde la solidaridad y el cuidado mutuo están más presentes que en una sociedad patriarcal. En esta sociedad no existen las mujeres abandonadas o sin recursos, porque ellas son las que tienen el dinero, los hijos y la casa. Nunca dividen sus propiedades por herencia, divorcio u otras cuestiones, de forma que todo pasa de generación en generación, perpetuando el valor del clan.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 13.31.03

Es curioso que las mujeres en las sociedades patriarcales han necesitado luchar contra la opresión secular que han sufrido y, en cambio, en la cultura mosuo los hombres defienden la sociedad matriarcal. Los mosuo recomiendan su idealizado modo de vida como el mejor posible y el más indicado para fomentar la felicidad y la armonía.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 13.50.41

El gobierno chino, por una excepción y dada la peculiaridad de esta etnia -al que trató de imponer el modo de vida patriarcal y fracasó en su empeño- le permite tener hasta tres hijos a cada mujer, cuando en el resto del país impone la ley del hijo único. Entre los mosuo se tiene por muy afortunada a la mujer que pare tres hijas, al contrario del resto de la sociedad china.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 02.11.17

A medida que China se enriquece,  con lo cual las comunicaciones son menos dificultosas y aumenta el turismo, el mundo exterior penetra cada vez más en su territorio, por lo que posiblemente su estilo de vida tradicional tenga los días contados. Es difícil saber cómo influirán estas circunstancias ya que, como dice los mosuo, el futuro se halla a nuestras espaldas porque no lo conocemos, pero lo cierto es que si los maoístas y la revolución cultural no consiguieron acabar con su ancestral forma de organización, es posible que -pese a la globalización, que amenaza con uniformar las formas de vida de las sociedades actuales- este pueblo consiga mantener sus antiguas tradiciones.

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 16.42.24

Aquí puedes disfrutar de unas imágenes impresionantes del  Lago Lugu.

Click para comprar la Novela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s